loader

La actividades que componen el Sistema de Gestión del Riesgo se han convertido en una ventaja competitiva para aquellas organizaciones enfocadas en optimizar sus oportunidades de negocio y en prevenir impactos negativos en sus operaciones, lo cual lo hace un componente estratégico de la gestión empresarial.

Si bien el tema del riesgo y de la gestión de riesgos no son nuevos, la complejidad del riesgo ha cambiado, al tiempo que han surgido directrices y normativas, las cuales proporcionan principios y directrices sobre cómo establecer y mantener un marco de referencia que puede ser adoptado por cualquier tipo de organización (ISO 31.000), a lo largo de todo su ciclo de vida y en cualquier nivel, proceso, proyecto, estrategia o función.

Existen diversas definiciones al respecto de que es la Gestión del Riesgos las cuales se han modificado con el paso de los años y se han utilizado tanto en la academia como en la práctica profesional. vinculando ambas perspectivas, se propone la gestión de riesgos como una forma de gestión que va más allá de los enfoques ya conocidos.

Los 3 pilares que fundamentan la Gestión del Riesgo son los siguientes:

Principios: debe ser una parte integral de los procesos organizacionales de una organización y que genere una cultura de Gestión del Riesgo.

Marco de Referencia: Tiene como finalidad la integración en los procesos de la organización y establecimiento de la comunicación tanto fuera como dentro de la compañía.

Plan de Gestión del Riesgo: Proporciona las actividades a seguir para la implementación con posterioridad a la Autoevaluación o Auditoría Externa en Riesgos.

Conocer y comprender todos los riesgos que afecten al negocio y anticiparse a ellos nos permite analizarlos, medirlos, priorizarlos y adoptar las medidas necesarias para minimizar el potencial de pérdidas. es fundamental que la empresa desarrolle un constante proceso de mejora continua a través de sus Sistema de gestión de Riesgos SGR.

La Gestión del Riesgo le Permite:

  • Crear y proteger el valor que aporta su organización.
  • Agilizar y fortalecer el proceso de toma de decisiones.
  • Prevenir la interrupción de su negocio y aumentar la estabilidad del mismo.
  • Salvaguardar la reputación y la imagen corporativa.
  • Atenuar posibles responsabilidades legales.
  • Definir claramente las necesidades reales de aseguramiento.
  • Asignar eficientemente sus recursos: activos humanos, materiales y financieros.
  • Reducir pasivos.
  • Mejorar el entorno organizativo de la entidad.
  • Favorecer la mejora continua de la organización.

Quieres conocer más del tema?, síguenos en nuestras redes sociales o consúltanos a través de : info@prosinte.com o rrhh@prosinte.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.